(abajo en castellano)

Urriaren 25a inoiz gertatu behar ez zenaren oroigarri gisa markatuta geratu da gure oroimenean: Elhadjiren heriotza Iruñeko Polizia Nazionalaren komisarian, indarkeriaz atxilotu eta ordubete baino gutxiagora. Kasu honek gogora ekartzen dizkigu planetako bazter guztietan errepikatzen diren beste hainbat kasu, pertsona arrazizatuen gorputzen gaineko egiturazko indarkeriaren adierazpen gorena. Indarkeria hori Elhadjiren kasuan bezala,  segurtasun indar eta  kidegoek gauzatzen dute, kontroletik haratago, ustezko ordenari eta segurtasunari eustetik haratago. Egiturazko arrazakerian oinarritutako indarkeria da, hura elikatzen eta iraunarazten duena, kontrola nortzuk duten eta gure bizitzek zenbat balio duten gogorarazten diguna.

2020a markatu duen osasun-krisiari aurre egiteko martxan jarritako neurri nagusietako bat mugikortasuna kontrolatzea izan da. Osasun-krisi bat markatu du 2020a, mugikortasunaren kontrola izan duena adierazgarri. Kontrol hori berria da jende askorentzat, baina pertsona migratuek eta arrazializatuek betidanik jasaten dute: etengabe birdefinitzen diren muga horien barruan eta horietatik kanpo. Kontrol horrek agerian geratzen da du geldialdi eta atxiloketa arrazista bakoitzean, atxiloketa bakoitzean, kanporatze espediente bakoitzean, barneratze bakoitzean, mugetan, espetxeetan, CIEetan, bertakoa bezalako polizia-etxeetan, baina baita gure auzo eta herrietako kaleetan ere.
Aurten berriz ere kalea hartu dugu, Elhadjiren heriotza osteko egunetan sumindura eta amorru oihuekin manifestatzera eraman gintuzten indar berdinekin.  Joan den ekainaren 6an egin genuen bezala,  Estatu Batuetako auzoak sutan jartzen zituzten BlackLivesMatterren mugimenduekin gure ahotsak elkartuz. Kalera irten gara, 4 urte hauetako isiltasun konplizeari aurre egiteko, kale hauek gureak direla gogorarazteko, duintasunez bizitzeko eskubidea dugula berriro oihukatzeko eta zapaltzen gaituen egiturazko indarkeria ikusarazten eta borrokatzen jarraitu behar dugula gogorarazteko. Baina, batez ere, babes, elkartasun, salaketa eta erresistentzia sareak ehuntzen jarraitzeko beharra berresteko.

********************************

El 25 de octubre ha quedado marcado en nuestra memoria como un recordatorio de lo que nunca debió suceder: la muerte de Elhadji en la comisaría de Policía Nacional de Iruñea, menos de una hora después de haber sido detenido de manera violenta, un caso que nos recuerda a tantos otros que no dejan de repetirse en todos los rincones del planeta, la expresión máxima de la violencia estructural sobre los cuerpos de las personas racializadas, violencia ejercida a veces, como en el caso de Elhadji, por las fuerzas y cuerpos de seguridad, que juegan su rol de poder más allá del control, más allá de la vigilancia, más allá del supuesto mantenimiento del orden y la seguridad. Violencia anclada en el Racismo Estructural, que lo alimenta y perpetúa, que nos recuerda quiénes ejercen el control y cuánto valen nuestras vidas.

Una de las medidas principales puestas en marcha para hacer frente a la crisis sanitaria que ha marcado este año, ha sido el control de la movilidad, control que es nuevo para muchxs, pero que las personas migradas y racializadas llevan soportando desde siempre: dentro y fuera de esas fronteras que se redefinen constantemente. Este control toma forma en cada parada y detención racista, en cada detención, en cada expediente de expulsión, en cada internamiento, en las fronteras, en las cárceles, en los CIE, en comisarías como la de aquí al lado, pero también en las calles de nuestros barrios y pueblos.

Este año tomamos de nuevo la calle, con las mismas fuerzas que nos llevaron a manifestarnos días después con gritos de indignación y rabia, como lo hicimos el pasado 6 de junio uniendo nuestras voces a las de los movimientos de BlackLivesMatter que hacían arder los barrios de Estados Unidos. Salimos a la calle para hacer memoria frente al silencio cómplice de estos 4 años, para recordarnos que estas calles nos pertenecen, para gritar de nuevo que tenemos derecho a vivir dignamente y para recordarnos que debemos seguir visibilizando y combatiendo la violencia estructural que nos oprime, pero sobre todo para recodarnos la necesidad de seguir tejiendo redes de apoyo, solidaridad, de denuncia y resistencia.

#ElhadjiGogoan #GoraBorrokaAntirracista #DunduÑuuleAmnaSolo #BlackLivesMatter #LasVidasNegrasImportan #BizitzaDaHandiena.

Un comentario sobre “Justizia Elhadjientzako/Justicia para Elhadji”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.